Select Page

Francisco Fermín Jiménez

Francisco Fermín Jiménez

Escrito por Pepe Morales

Francisco Fermín Jiménez García (Paco Fermín para todos), a la izquierda de la imagen, nació en el pueblo gaditano de Los Barrios el 16 de diciembre de 1933. Su padre, un carabinero motrileño, no paró hasta afincarse definitivamente en Motril, no sin antes recorrer otras localidades cercanas como Garrucha,  Calahonda, Castell de Ferro,  Órgiva y El Puerto
Francisco Fermín llegó con diez años a la ciudad motrileña, donde inició su verdadera obsesión: un amor militante a Motril ostensible hasta el final de sus días. Estudió el bachillerato en el colegio de don Antonio Fernández de Córdoba, en la calle Curucho, y terminó la carrera de Derecho como alumno matriculado libre en la Universidad de Granada.

Más que el Derecho, Paco Fermín tuvo dos dedicaciones a lo largo de su vida: la enseñanza, a la que accedió <<para vivir>>, como el decía y el periodismo, su verdadera pasión. Fue profesor de la academia de San Estanislao, que dirigiera Estanislao Quiroga de Abarca, hasta su incorporación al instituto Francisco Javier de Burgos a comienzos de los años setenta.
Paco Fermín, más que nada, ha sido periodista local desde su relación con el semanario El Faro de Motril en los años cincuenta bajo la dirección de don Antonio Montero; participó en la siguiente fase en la que se hace cargo del periódico la Asociación para Fomento de la Cultura, de la que era secretario, y finalmente se incorpora con una mayor dedicación en la etapa de 21 años recién cumplidos en el que el semanario sale de su actual editor, Vicente Fernández Guerrero.
Mucho antes fue cofundador de la emisora Radio Juventud de Motril, de la Cadena Azul, en la que coincidió con personas como Pepe Martín González y Francisco Ayudarte, entre otros muchos. Desde El Faro, donde fue redactor jefe y director adjunto, sus columnas de opinión bajo la mancheta de La Criba o Puerta de Granada han tenido siempre presente su obsesiva sutileza para no rasgar en las heridas y donde la palabra justa situada entre líneas alcanzaba cotas de gran maestría.
Su calidad humana, su cultura, sus conceptos esenciales sobre la amistad, la lealtad, el amor a los suyos, a su ciudad y a los principios éticos del periodismo han sido sus constantes durante su trayectoria profesional, valores que ha transmitido a las nuevas generaciones.

About The Author

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.